TABLA DE ASCENDENTES. LA MASCARA QUE NOS PONEMOS